Hemos recibido con gran satisfacción los criterios que acaba de establecer el Tribunal de Justicia de la Unión Europea para considerar abusiva las hipotecas concedidas en moneda extranjera. Además dejó muy claro que  los bancos deben facilitar al cliente “la información suficiente para que este pueda tomar decisiones fundadas y prudentes“.

En concreto, el TJUE considera que las entidades bancarias deben comunicar no solo la posibilidad de apreciación o depreciación de la divisa del préstamo, sino también los efectos en las cuotas de las variaciones del tipo de cambio y de una apreciación del tipo de interés de la divisa del préstamo.

El prestatario debe estar “ claramente informado” que al contratar una hipoteca mutidivisa y en caso de una fuerte devaluación de la moneda en que percibe sus ingresos , podría enfrentarse a un quebranto económico muy difícil de asumir .

Esta sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) provocó que el Supremo aplazara su deliberación prevista para el pasado día 20 de septiembre  para que los magistrados y las partes afectadas puedan estudiar la resolución. El tribunal español está obligado a seguir la doctrina del TJUE, que en los últimos años ha fallado claramente en favor de los consumidores y en contra de las entidades financieras.

El criterio del TJUE pone a estas hipotecas al borde de que sean declaradas abusivas de forma masiva por los tribunales.

El tribunal Europeo concluye estableciendo que serán  los jueces los que deberán evaluar el posible incumplimiento de la “buena fe” en la contratación y, por tanto, de “la existencia de un posible desequilibrio importante» entre el banco y el usuario”