Nuevo golpe contra la banca por la mala comercialización de las hipotecas multidivisa. Esta vez contra Bankinter indicando la sentencia que una simple simulación en francos o yenes, no es suficiente para que se cumplan los requisitos de transparencia, en contra de la opinión de la Audiencia Provincial de Sevilla .

Es la cuarta sentencia dictada por nuestro Alto Tribunal condenando a una entidad bancaria a anular el clausulado multidivisa de un préstamo hipotecario. En 2017 fue condenada  la antigua Barclays bank (hoy  La Caixa) en 2018  la sentencia fue en contra de Catalunya Caixa (hoy BBVA) y Banco Santander. En esta última ocasión le ha tocado a Bankinter, la entidad que más préstamos multidivisas ha concedido (55%) y que ha provisionado 180.000 euros para posibles nuevos pleitos perdidos.

Las sentencias en primera y segunda instancia,dieron la razón a la entidad bancaria , pero no así el Supremo que ha fallado en contra el pasado 14 de marzo.

El Supremo declara la nulidad parcial de una hipoteca multidivisa de Bankinter por falta de transparencia​

“Las cláusulas cuestionadas no superan el control de transparencia porque los prestatarios no han recibido la información adecuada sobre la naturaleza de los riesgos asociados a las cláusulas relativas a la denominación en divisas del préstamo y su equivalencia con la moneda en que los prestatarios reciben sus ingresos, ni sobre las graves consecuencias asociadas a la materialización de tales riesgos”, recoge la sentencia” 

El Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) estableció en 2017 criterios mínimos de transparencia para comercializar las hipotecas multidivisa que es en los que se ha basado después el Supremo para dictaminar en varias sentencias que hubo “abusividad” con clientes sin elevados conocimientos financieros, nos aclara Carlos Antón Socio Director de Nexum Legal 

Prosigue la sentencia diciendo que ni la información precontractual facilitada, ni la propia escritura informan debidamente del riesgo de que el importe adeudado se incremente por encima del prestado, del riesgo de que las cuotas se hagan muy difíciles de pagar, ni de la posibilidad que tiene el banco de exigir garantías adicionales, entre otros”


También establece que a efectos de analizar la falta de transparencia y abusividad”, no importa que el cliente fuese licenciado universitario, si partió de él la iniciativa de solicitar el  préstamo, ni siquiera los actos posteriores como los cambios de divisa. 

Por todo ello Bankinter tendrá que recalcular la hipoteca como si siempre hubiera estado en euros y pagar las costas del procedimiento